El poder de la rutina

Si un vendaval, incluso un ciclón, no se lleva los árboles a su paso es gracias a sus raíces. Pueden partir sus ramas, quebrarse su tronco, pero el árbol permanece, curará y crecerá. Esa obstinación se debe a sus raíces, que lo sujetan firme y profundamente. Así son nuestras rutinas. Nos pase lo que nos pase, esto nos salvará. Levantarnos de la cama. Ducharnos. Desayunar… … Continúa leyendo El poder de la rutina