Por qué dije adiós a la multitarea

Pues sí, yo era una mujer con seis brazos, pero no tenía más que un cerebro, claro, y el pobre acabó agotadito. En quince minutos alternaba o simultaneaba contabilidad, creatividad, organización, liderazgo y reflexión. La cosa acabó fatal, seguro que lo imaginas, y tardé más de tres años en recuperarme del desastre que aquello causó en mi cerebro. Conozco gente que realmente es multitarea, pero … Continúa leyendo Por qué dije adiós a la multitarea