El poder de la rutina

Si un vendaval, incluso un ciclón, no se lleva los árboles a su paso es gracias a sus raíces. Pueden partir sus ramas, quebrarse su tronco, pero el árbol permanece, curará y crecerá. Esa obstinación se debe a sus raíces, que lo sujetan firme y profundamente. Así son nuestras rutinas. Nos pase lo que nos pase, esto nos salvará.
Levantarnos de la cama. Ducharnos. Desayunar… Es más poderoso de lo que imaginamos. Puede parecer que nuestra vida se tambalea hasta desmoronarse, zozobra hasta ahogarnos; sin embargo, nuestras rutinas serán las raíces que nos impidan rompernos.

Piensa en tus rutinas como el eje que te endereza cuando las cosas se empeñan en torcerte. Aférrate a ellas cuando avistes un vendaval.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s