Útil

Nuestra vecina Carmen vive con su padre, para no salir de casa les hacemos la compra, y para animarles les llevamos un bizcocho de vez en cuando. Ella, agradecida, nos regala huevos de sus gallinas, nos presta la máquina para arar nuestra huerta.

Nuestros vecinos Javi y Nuria tienen un restaurante, lleva cerrado casi cuarenta días. Les envío todos los artículos que creo que les pueden ayudar, compartimos información sobre ayudas a autónomos, hacemos compras conjuntas.

Con nuestras vecinas Amanda y Gema hablamos de los hijos, pensamos en un futuro mejor para la comunidad, nos ayudamos riéndonos.

Nuestros vecinos Pilar y Enrique están jubilados, bromeamos con ellos, les compramos el pan, les animamos cada vez que los vemos asomados a la terraza.

Cada noche, estemos o no ocupados, tengamos o no ánimo, salimos a aplaudir y a cantar. Al principio era por los sanitarios, ahora también por nosotros mismos, para compartir esa energía, vernos las caras ahora que los días son más largos, y animarnos unos a otros.

Cada día me levanto pensando qué pueden necesitar. ¿Tienen leche, pan, han cobrado autónomos, saben que se han retrasado los pagos del ayuntamiento, han recibido ya las mascarillas? Sé que mis padres, mis hermanos, mis hijos están bien. Saber que también lo están ellos, hasta ahora vecinos sin más, hace que me sienta útil.

Sentirse útil no es filantropía, es una tabla que te ayuda a seguir adelante cuando arrecia la tormenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s