La disciplina

No dejes pasar los días como si fueran un eterno sábado. No te abandones a la pereza, ni al sueño, ni al aburrimiento. Combátelos con la mejor arma que tienes: la disciplina. Cuando te falle el sentido del humor, el optimismo, la resignación, ella te sujetará como una columna vertebral.

Disciplínate. Si te cuesta, escribe una lista de obligaciones diarias. No estés todo el día en pijama, no comas a todas horas, no dejes de cuidarte.

Impídete el abandono, si te desmoronas no podrás afrontar ni el presente ni el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s