55 días en Inglaterra

Ya han posado los cincuenta y cinco días que vivimos en Inglaterra. Mis hijos viven ya su rutina de otoño y puedo rememorar lo que me he traído de este verano.

  • Los grises días de lluvia, idénticos a los días de mi infancia en Santander.
  • La gente tatuada y sus cuerpos inmensos.
  • Las chicas maquilladas como matrioskas.
  • Las cenas a las seis de la tarde.
  • Sus estrechas, minúsculas carreteras.
  • La amable paciencia de cualquiera.
  • Sus multitudes silenciosas.
  • Los gélidos supermercados.
  • El verde, verde, verde allá donde mirases.
  • Los cortavientos en las playas.
  • La tranquilidad del tráfico.
  • Los ancianos con neopreno.
  • Las cervezas locales.
  • Sus sorprendentes mareas.
  • El tea cream

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s