Vivir en un mundo diferente (I)

Cuando las cosas cambian solo nos queda la opción de adaptarnos al cambio. Todos entendemos que, si nuestra pareja nos dice que lo nuestro ha terminado, ya es tarde para intentar arreglarlo. Eso, arreglarlo, hubo que hacerlo hace tiempo, mucho tiempo atrás. Pero nos aferramos a lo que tenemos, aunque se esté yendo, aunque esté cambiando, aunque ya no sea más que una ilusión.

Seguimos acumulando lo que no necesitamos, comprando lo inservible, veraneando como plagas de langostas, devorando la naturaleza, derrochando agua potable, maltratando el lugar donde vivimos.

Podemos verlo o no, pero ya es tarde para arreglarlo. Lo que hagamos no evitará el cambio de nuestro mundo tal como lo conocemos. Solo serán cambios estéticos. El nivel del mar ya ha subido, el clima mediterráneo da paso a un clima desértico, la gota fría, las inundaciones. Todos los informes medioambientales se están cumpliendo, se quedaron cortos.

Lo mejor que podemos hacer, por nosotros y para nuestros hijos, es enseñarles a vivir en un mundo que sin ninguna duda será peor que el nuestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s