Los tacones de la autoestima

La autoestima, la médula espinal de nuestras emociones, se forma en los primeros cinco años de vida. Es fundamental, no solo que seas amada, sino que te sientas amada, importante, única, especial, capaz. De lo contrario, el resto de tu vida tendrás que ponerte los tacones de la autoestima para sentirte así. Osea, que tu autoestima será un ejercicio consciente, algo así como decirte cada dos por tres: “Si soy capaz”, “si me aman solo por ser yo”. Tendrás que recordártelo como el anuncio aquel “¡Ay va, el donut!”, subirte a los tacones de la autoestima para no sentirte inferior.

Enseguida noto cuándo alguien tiene o no buena autoestima. Basta con halagar. Si contesta “gracias” de forma natural y espontánea, ahí hay una buena autoestima. Luego estamos los demás, los que nos ponemos los tacones porque no sabemos qué responder ante un elogio. Nos sentimos tan incómodas que, o bien nos burlamos o le quitamos importancia. Cualquier respuesta será válida, siempre que ensombrezca el elogio, porque, si en ese momento no nos hemos puesto los tacones de la autoestima, pensaremos que exageran o mienten. Cualquier cosa menos pensar que sí, que el elogio es sincero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s