El mejor estado de la vida

Dicen que el mejor estado de la vida es estar enamorado. Hace poco leí que, mejor aún, es estar tranquilo. Claro, cualquiera puede pensar que eso lo dice alguien que nunca se ha enamorado, y que piensa así precisamente por eso, por faltarle la experiencia más apasionada de la vida: enamorarse.

Ay, sin embargo yo, que vivo en constante enamoramiento de todo lo que vivo, croquetamente, como dirían mis hijos, enamorada de mi esposo, de ellos y de mi vida en todo lo que abarca, sé que el mejor estado de la vida es la tranquilidad.

Quizá no lo apreciamos porque vivimos en un país con un alto índice de seguridad ciudadana, sin terremotos ni ciclones que borren nuestra vida de golpe para volver a escribirla de nuevo, sin devaluaciones que arrasen nuestra economía, sin lluvias devastadoras que inunden nuestros hogares. Quizá por eso no nos damos cuenta de lo tranquilos que vivimos, buscando emociones fuertes en películas de terror o en deportes de riesgo.

La tranquilidad, saber que hoy será igual que mañana, que pasado, que vivir es despertarse con los nuestros, trabajar para llenar la nevera y disfrutar vaciándola, escuchar y hacer lo que podamos, es mucho mejor, sin duda, que estar enamorado. Aunque, puestos a elegir, ¿por qué hacerlo? Quedémonos con el enamoramiento y la tranquilidad, creo que eso empieza a partir de los 50 (al menos en mi caso 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s