egocéntricaMENTE

Y yo que pensaba que mi mente estaba a mi servicio, para calcular, interpretar, archivar, conectar… Millones de neuronas a disposición de mi voluntad, para hacer con ellas lo que quisiera. Pues va a resultar que no. Que la que aquí manda, la verdadera Alfa es mi mente, y digo “mi” por ponerle algún pronombre, porque va por libre.

Al final la batalla está entre mi voluntad y ella. Cada día intento conseguir que mi mente haga lo que yo quiero, la voy amaestrando, porque está salvaje total. Me lleva por donde quiere, como una criatura mimada, y yo apenas estoy aprendiendo el modo de traerla a mi terreno.

Mi mente odia la monotarea, está enganchada a la adrenalina del multitasking como un niño a las chuches. Empiezo a verla como una malcriada, así que aquí estoy yo, que al fin y al cabo soy quien manda en mí, educándola para sacar lo mejor de ella.

Apenas sacamos partido al 3% de nuestro cerebro, y no me extraña, con mentes tan indómitas no hay quien explore.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s