El humor que sorprende

Un síntoma de que evolucionamos como sociedad es que haya cosas que antes pasaban y ahora no. Vale, antes nos reíamos del gordito y del gafotas, levantábamos la falda a las niñas, los “maestros” pegaban con la regla… Que todo eso ya no pase, o que se critique cuando pasa, indica que nuestra sociedad va creciendo en valores. Todavía hay quien pregunta si no estaremos exagerando, que siempre los niños se han metido con el más débil y que así hemos crecido todos. Eso se llama abuso, y no es bueno.

Parece que el humor es el cajón desastre que todo lo permite. Sin embargo, creo que nada hay que mejor refleje el espíritu de una sociedad que la calidad de su humor. Nunca me ha hecho gracia el humor facilón, aunque antes me reía por educación. Ahora, por educación, no me río de lo que no me hace gracia. Los chistes machistas, los chistes homófobos, los chistes discriminatorios, racistas… ¿De qué me río entonces? Del humor inteligente, del humor brillante, del humor que me sorprende.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s