Csikszentmihalyi

Csikszentmihalyi no es un trabalenguas. Es el apellido de Mihaly. Mihaly Csikszentmihalyi puso nombre a algo excepcional que me ocurre de vez en cuando, sin saber ni lo que era ni a qué se debía, ni, desde luego, que ya estaba bautizado.

Cuando escribo estoy tan absorta que he llegado a pensar que las palabras se desencadenan solas, formando frases por su cuenta. Estoy tan concentrada que las ideas van de las yemas de mis dedos al teclado y aparecen en la pantalla en un maravilloso texto que me sorprende cuando lo leo. Pensaba que era fruto de la inspiración y va a ser que no. Se llama FLUJO, el nombre se lo puso Mihaly Csikszentmihalyi y le estoy muy agradecida. Pocas cosas hay más reconfortantes que ver que lo tuyo tiene etiqueta.

En realidad, ese flujo es fruto de la monotarea, de la falta total de distracciones, de la concentración plena. Eso es lo que me daba, me da, lo que él llama “nivel de competencia extraordinario”, que en mis palabras es disfrutar muchísimo de lo que estoy haciendo. Yo, que siempre he sido un pato bailando, en ese punto de flujo me siento como Maya Plisetskaya en El lago de los cisnes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s