Menos SÍ es más

Captura de pantalla 2019-02-04 a las 14.55.07

Empecé a practicar el minimalismo antes de saber que se llamaba así. Un día empecé a liberarme de cosas, harta de pasarme los días ordenando y organizando, cansada de que cada vez que hacíamos un viaje los preparativos me llevaban un día entero. Lo hice de manera impulsiva y sin reflexionar mucho. Primero me quité de encima lo que no usábamos, lo que estaba roto, pendiente de arreglar, los por si acasos… La energía que empezó a fluir en casa era tan limpia, tan renovadora, que cada día me desprendía de algo. Lo asombroso es que cuanto más tienes más necesitas, y cuanto menos tienes menos necesitas también. Decidí que lo inteligente, lo saludable, era necesitar poco. Desde entonces sigo los pasos de lo que ahora sé que se llama minimalismo, y que para mí tiene todo el sentido del mundo. Porque cuanto menos tenemos en casa, más vivimos lo que hay. En mis siguientes entradas de los viernes os iré contando cómo me he librado de todo lo que acumulábamos y cómo el orden ha cambiado nuestra vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s